Erika Diettes

 Silencios


Sile_head_02.jpg
 
Sile_500_02.jpg

Fotografía en
blanco y negro
30 series fotográficas

Silencios

2005 

Colombia no se constituyó como un gran foco de recepción de los más de veinte mil refugiados judíos que migraron a Latinoamérica tras el Holocausto provenientes de Europa, como sí sucedió con Argentina, Brasil o Paraguay. Esto se debió fundamentalmente a las leyes estrictas de inmigración que se habían extendido por Latinoamérica a finales de los años treinta, de la mano de discursos de líderes que, tomando como pretexto la crisis económica, promovían posiciones de empatía con el anti-semitismo.

Silencios es una obra conformada por treinta series fotográficas, obra que fue realizada durante el año 2005. En estas series se muestran imágenes tomadas durante los encuentros de la artista con sobrevivientes judíos a la Shoah, residentes en Colombia. Cada pieza está compuesta por tres fotografías impresas en gran formato y ubicadas en trípticos. Estos, a su vez, están organizados en el mismo orden y se componen de una nota escrita a mano por el sobreviviente, un retrato en primerísimo plano del mismo y finalmente, un elemento que rememora su pasado a través de una fotografía de su juventud o de sus allegados, o el número asignado y tatuado en el antebrazo para el momento de registro como prisionero en Auschwitz. Silencios fue expuesta por primera vez en el Teatro Faenza en la ciudad de Bogotá. Allí asistieron todos los refugiados que formaron parte de la obra, junto con sus familiares, convirtiéndose en un espacio de gran trascendencia al que se sumó una carga emocional más que significativa.

“¿Pero hay esperanza? ¿Hay esperanza en el recuerdo? Tiene que haberla. Sin esperanza, el recuerdo sería morboso y estéril. Sin recuerdo, la esperanza estaría vacía de significado, y sobre todo, vacía de gratidud”, decía Elie Wiesel, reconocido escritor y Premio Nobel de la Paz (1986), que al igual que los protagonistas de esta obra fue un sobreviviente. Silencios se hace eco de estas palabras y se instaura como un espacio no solo para rememorar, sino también para avivar la esperanza de un mundo que no debe olvidar su pasado.

El título de la serie fue inspirado por el primero de los sobrevivientes que accedió a ser fotografiado, Maximilian Kirshberg. Él puso como única condición que no se le preguntara nada, por lo que el encuentro entre la artista y él, transcurrió en medio de un mutismo pactado, pero a la vez revelador de toda una realidad personal que se anclaba a la memoria de todas aquellas víctimas a quienes se les intentó erosionar la identidad, la dignidad y finalmente la vida. A la vez, se aunó con la de los sobrevivientes que tuvieron que abandonarlo todo con el único fin de no ser alcanzados por la sombra del horror extendida por Europa en aquel momento. Son esos sobrevivientes los que reafirman con su presencia, con sus relatos, pero también con sus silencios, que el único camino posible es recordar todo lo que sucedió. Diettes presenta en su obra esos rostros, que son el recuerdo de la deuda moral más dolorosa que Occidente aún hoy no puede saldar, puesto que la responsabilidad recae tanto en los protagonistas del agravio como en aquel que ni entonces ni ahora quiere adquirir el compromiso de conocer esta realidad. Callar, ignorar y omitir también es de algún modo consentir; esta obra nos recuerda que los silencios también deben ser escuchados.

 

 

bck_black2.png

Exhibiciones

 

2016
Museo Rayo

Roldanillo (Valle), Colombia

2012
Museo de Arte Moderno
de la Tertulia de Cali

Cali, Colombia

2008
Museo de Arte Moderno de Neiva

Huila, Colombia

2006
Museo de Arte Contemporáneo

Santiago, Chile

2006
Museo de Arte Moderno de Bogotá

Bogotá D.C. Colombia

2006
Museo de la Universidad de Antioquia

Medellín, Colombia

2006
Museo de Arte Moderno de Medellín

Medellín, Colombia

2006
Museo de Arte Moderno de Barranquilla

Barranquilla, Colombia

2005
Teatro Faenza

Bogotá D.C. Colombia