El cierre de un ciclo

Va concluyendo un año lleno de movimiento. Un año de logros, que estuvo cargado de retos a nivel profesional, de pruebas, de obstáculos y, por otro lado, de sucesos importantes a nivel social y político, tanto en el panorama mundial como en nuestro propio país, y que nos dejan a muchos en un terreno insólito, en estado de plena incertidumbre, donde solo queda el compromiso y la convicción de hacer bien el propio trabajo. De la mano con mi equipo humano y con los dolientes, que deciden confiar en mí sus historias de vida, emprendimos hace ya 18 años un proceso mutuo de búsqueda de verdades; somos un país que se empeña en reconocer sus heridas, aunque estos esfuerzos se vean apabullados constantemente por aquellos a quienes no les conviene que dichas verdades sean esclarecidas.

Mi camino como artista me ha enseñado a conocer la historia del país a través de los testimonios de las luchas silenciosas. Y afortunadamente, en medio de ese trasegar también me he encontrado con muchas otras personas interesadas y dispuestas a dar a conocer esos relatos, que no solo se cuentan a través de palabras, sino también a través de los gestos, de los objetos y de los espacios, a los cuales nos podemos aproximar de manera sensible a través del arte. De esta forma, exponemos nuestro propio corazón al dolor del otro, que no termina por ser del todo ajeno. Reconocemos en el otro a nuestro hermano porque nos vincula el simple hecho de ser humanos.

A estas personas que con gran convicción me han abierto las puertas de sus instituciones, dando un hogar a mis obras, y permitiendo así que le lleguen a muchos más, les debo un profundo agradecimiento, porque el arte y la memoria solo son posibles haciendo eco. Por ello quiero compartir con ustedes un breve recuento de lo que este 2018 me permitió vivir, con el anhelo de que el próximo año nos permita brillar suavemente, aclarando lo que ha quedado oculto, ensombrecido, porque finalmente el olvido es la oscuridad de la conciencia. Espero que podamos darnos a la tarea de iluminar con amor hasta los dolores más vedados, y que podamos tener siempre presente que la vida continua su marcha, transitoria, pero a la vez invencible.  

Conferencia en la Universidad Militar Nueva Granada.

Gracias profundas a Marta Inés Fierro quien me brindó la posibilidad de compartir mi trabajo con los estudiantes de medicina, un espacio que me sorprendió gratamente, porque al tratarse de un encuentro fuera del entorno artístico me hizo reflexionar acerca del papel del arte en la sociedad, su acogida y su impacto. Gracias a Marta por percibir ese punto de comunión que hay entre la sanación y el arte, y gracias a todas las personas que compartieron conmigo sus experiencias y de esta forma me permiten aprender constantemente otras maneras de comprender el duelo, la muerte, la enfermedad, pero también la alegría, el amor y la vida. 

Relicarios Buenos Aires, Argentina. Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Extiendo un profundo agradecimiento a todas las instituciones que hicieron de esta exposición, un gran reto, algo posible: Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura; Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH); Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; Secretaría de los Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Argentina, Lannan Foundation y Cancillería, Embajada de Colombia en Argentina.

Y por supuesto, quiero agradecer a todas las personas y al enorme grupo de trabajo que hizo parte de esta experiencia: Rubén Chababo; Patricia Tappatá, Directora del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH); Graciela Karababikian, Directora de Programa del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH); Alex Kurland, Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; Eduardo Feller, Sub-Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti y a Pablo Wiznia, Asesor del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH). Al equipo de producción: Natalia Uccello, Paula Uccello y Pablo Wisznia. Al equipo de montaje: Fernando Brizuela, Luciano Carbati, Donato Leon, Martín Sandoval, Lucas Alvarez y Rodrigo Riquelme. A Gabriel Caputo por la adaptación técnica de la obra, y al equipo de iluminación compuesto por: Flor Bengolea, Santiago G. Toribio, Alexis N. Mansilla, Andrés A. Mansilla y Pablo G. Brites.

Gracias infinitas al público en general de Buenos Aires por asumir Relicarios como una obra que habla de su propia historia.

CONVERSATORIO EN LA FILBO: "ARTE, MEMORIA Y ARCHIVOS. REFLEXIONES PARA EL MUSEO DE MEMORIA HISTÓRICA DE COLOMBIA".

Agradezco al Centro Nacional de Memoria Histórica y a su director, en ese momento, Gonzalo Sánchez, que en el marco de la Feria del Libro de Bogotá (FILBO) 2018, me brindaron la oportunidad de conversar con Víctor Vich, Sandra Arenas, Rubén Chababo y los asistentes, algunos de ellos dolientes por la violencia y el conflicto, acerca de la memoria histórica como elemento articulador entre el arte y los archivos. Gracias porque desde las ciencias sociales y sus espacios académicos se hace posible reconocer el arte como un factor de transformaciones sociales.

Sudarios Cartagena. Santuario San Pedro Claver, Sede de los Derechos Humanos en Colombia.

Un profundo agradecimiento al padre Jorge Camacho por interesarse en mi obra y llevarla a este espacio cargado de historia y de significado para la reivindicación de los Derechos Humanos. Al equipo de montaje liderado por Salim Osta Lefranc, director del Grupo Conservar, y a su equipo de trabajo Manuel Acosta, Henry Osta y Manuel Perez. Al hotel Santa Clara que auspició el planchado de los Sudarios, a las manos de Yenis Garrido, Harol Torres, Jaszmín Cuellar, Gilmar Ochoa y Faber Mata, el equipo de lavandería que recibió la obra con tanto cariño y cuidado. Agradezco también a Yeidis Bobadilla por su gestión y a los padres jesuitas Mauricio Moreno, Carlos Ossa, Luis Ortíz, Carlos Franco Revelo, Álvaro Gutierrez, Tulio Aristizábal que me acogieron con tanta calidez.

Entrega de la edición 1/3 de los dípticos fotográficos de RELICARIOS a la Biblioteca Latinoamericana de la Universidad de Tulane

Gracias a la Universidad de Tulane y muy especialmente a Hortensia Calvo, directora de la Biblioteca Latinoamericana que consideró la importancia de conservar los Relicarios como un archivo que pudiera preservarse en el tiempo. Gracias a su gestión los 165 Relicarios han quedado resguardados para la posteridad en forma de dípticos fotográficos (330 fotografías) que dan cuenta de la obra desde una perspectiva frontal y otra lateral. Al archivo, además, se suman fotografías que registran el proceso de recepción de los objetos, de trabajo psicosocial con los dolientes y del proceso creativo. Gracias por salvaguardar un punto de vista del conflicto de nuestro país, a través de una obra artística que comienza a realizarse en una Colombia en conflicto y que termina, tras siete años de trabajo, en una Colombia que ha atravesado un proceso de paz y que persevera en sus intentos por construirse desde perspectivas diferentes a la violencia.

Gracias por acoger a Relicarios entre los más de 420 mil volúmenes de colecciones que contiene esta biblioteca, donde están resguardadas algunas de las más importantes colecciones del mundo en temas de arqueología, antropología, historia, linguística, artes, arquitectura, cine, estudios de género, economía, entre otros.

Relicarios Bogotá. Museo de Artes Visuales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Toda mi gratitud a los 5690 visitantes de RELICARIOS en el Museo de Artes Visuales de La Univerdad Jorge Tadeo Lozano, a su rectora, la Dra. Cecilia María Vélez, a la curadora Ana María Escallón, a Isabel Vernaza directora del museo, y a todas las personas que hicieron posible esta exposición, entre ellas a Diana Shool, Marcelo Díaz, Eliana Medina, y muy especialmente a Maria Adelaida Bohórquez por su esmero y entrega en el trabajo de restauración y montaje.

Finalmente, Gracias a Natalie López Valencia por su acompañamiento en este año de trabajo, y a Ricardo Hernández por sumarse al equipo con compromiso.

montaje carta doliente 2.jpg

Que el próximo año nos permita Lucere, brillar suavemente.



Montaje de Relicarios en la Universidad Jorge Tadeo Lozano

Toda mi gratitud a los 5690 visitantes de RELICARIOS en el Museo de Artes Visuales de La Univerdad Jorge Tadeo Lozano y a todas las personas que hicieron posible esta exposición. El 29 de septiembre cerramos la sala una vez más, pero con el firme propósito de seguir caminando, de llevar estás historias a todos los espectadores posibles, para que el dolor que una vez padecimos por la violencia no quede en el olvido. Hoy quiero recordar con ustedes lo que fue el arduo, pero siempre bello, proceso de montaje.

 
 
 
 

Fotografía: Eliana Medina

Inauguración de Relicarios en la Universidad Jorge Tadeo Lozano (Bogotá)

Quiero agradecer a la Universidad Jorge Tadeo Lozano y a su rectora, la Dra. Cecilia María Vélez, quien con sentidas palabras, que comparto a continuación, le dio la bienvenida a Relicarios en el Museo de Artes Visuales:

La historia, la memoria se construye más intensamente con imágenes que con ideas, argumentos, explicaciones. A través de las imágenes artísticas es factible hacer ver dimensiones desconocidas, reprimidas y olvidadas de la misma historia, y no solamente porque lo visual favorece el contacto con el inconsciente, con lo sensible, sino porque los modos en que opera la imagen se ajustan a una renovada concepción de la historia, que intenta poner de manifiesto lo no dicho, lo olvidado, es decir, lo que no alcanza a decirse, porque no pasa por el orden discursivo.

En este contexto, es muy grato para la Universidad albergar la obra Relicarios de Erika Diettes y acercarla no solo a los estudiantes y profesores de la Facultad de Artes y Diseño, sino a los estudiantes de otras facultades, en especial a aquellos de las ciencias sociales, a los profesores, a los vecinos del centro de la ciudad y al público visitante, porque nos permite profundizar el diálogo y la reflexión sobre el arte, sobre el país, sobre sus violencias y sobre los caminos que debemos seguir para afianzar la paz en plena época de posconflicto.

La instalación es en su esencia un archivo visual que simboliza una especie de camposanto poblado de relicarios que, como tumbas, contienen objetos e imágenes alusivas a los ausentes, a las perdidas, al duelo, al sufrimiento. A través de estas imágenes configuramos una relación profunda entre la mirada religiosa y la mirada artística: Relicarios nos obliga a bajar la mirada, a guardar silencio, a sentir tanto las piezas individuales como la atmósfera general de la sala, y mediante esta tensión entre lo santo y lo estético es factible que otra memoria emerja, la memoria que trasciende el mero recuerdo, la que simboliza lo no escrito por la historia.

“A través de las imágenes artísticas es factible hacer ver dimensiones desconocidas, reprimidas y olvidadas de la misma historia”

Allí reside un lugar y una función para el artista en nuestro país. El dolor no es un mero hecho estadístico, el dolor fractura nuestra existencia y precisa de una elaboración simbólica que solo el ámbito sensible de las artes puede propiciar. El trabajo de Erika Diettes se sitúa entre la presencia y la ausencia, entre la imposibilidad de decir y la obligación de decir, en estas tensiones propias del arte aspira a restituir, así sea simbólicamente, esa parcela de humanidad que precisan los pueblos afligidos por el dolor. Bienvenida Erika a esta sala. Bienvenida su obra a nuestra mirada.

“entre lo santo y lo estético es factible que otra memoria emerja, la memoria que trasciende el mero recuerdo, la que simboliza lo no escrito por la historia”


***

Fotografía: Eliana Medina / Video: Parpadojas Producciones

Montaje de Sudarios Cartagena - Video

Hoy, día de desmontaje de Sudarios, después de dos mese de exposición en el Santuario San Pedro Claver - Cartagena, quiero aprovechar para agradecer nuevamente, mediante este corto video, a todos los que hicieron posible esta exposición. 

Sudarios - Santuario de San Pedro Claver - Cartagena

Una vez más tengo el honor de exponer Sudarios. Esta vez en el Santuario San Pedro Claver, Sede de los Derechos Humanos en Colombia (Cartagena). Fue sumamente gratificante recibir el llamado del padre Jorge Camacho Sj, proponiendo inaugurar la exposición el 9 de abril, Día de la Memoria y Solidaridad con las víctimas del conflicto armado, fecha en la que se me invitó a participar de un conversatorio, en el Atrio de los Gentiles, con mujeres víctimas del conflicto armado colombiano, espacio en el que apenas pude expresar palabra —frente a la magnitud de los testimonios expresados por ellas— para ofrecerles mi obra como un homenaje.

Once again, I have the honor of presenting the Sudarios (Shrouds) exhibit - this time at the San Pedro Claver Sanctuary, the seat of Human Rights in Colombia (Cartagena). It was extremely gratifying to receive a telephone call from Father Jorge Camacho. Yes, he was offering to launch the exhibit on April 9, the celebration of the Day of Memory and solidarity with the victims of armed conflict. I had been invited to participate in a panel discussion at the Atrio de los Gentiles, together with women victims of the Colombian armed conflict. I could hardly fit in a word at this venue – vis-à-vis the magnitude of the testimonials offered by these women – to offer my work as a tribute to them.

Los Sudarios se elevaron en un espacio solemne que, más allá de ser religioso, es un santuario que propicia el silencio y el recogimiento. Es un espacio sagrado porque sagrada es la actitud de las personas que lo visitan, y es en este sentido que se puede comprender su gran valor. Es además, un lugar en el que se posibilita el diálogo y la reflexión acerca de los temas que nos competen en el reino de este mundo, donde los Derechos Humanos son un asunto tan divino como terrenal, y de necesaria discusión, donde todos tenemos cabida más allá de nuestras creencias. 

The Shrouds were hoisted in a solemn space; one that beyond being a religious one, is a sanctuary that propitiates silence and retreat. The sacred attribute of the space is defined by the sacred nature of the attitude proffered by those visiting, and it is from this view that one can comprehend its great value. It is moreover, a setting that favors dialogue and contemplation on the issues that fall within our realm; in the kingdom of this world – where Human Rights are a concern that is at the same time divine and earthly, that needs to be discussed, and where we all fit in regardless of our beliefs.

Quiero expresar un sincero agradecimiento a todas las personas que hicieron posible este encuentro, al equipo de montaje liderado por Salim Osta Lefranc, director del Grupo Conservar, y a su equipo de trabajo Manuel Acosta, Henry Osta y Manuel Perez. Al hotel Santa Clara que auspició el planchado de los Sudarios, a las manos de Yenis Garrido, Harol Torres, Jaszmín Cuellar, Gilmar Ochoa y Faber Mata, el equipo de lavandería que recibió la obra con tanto cariño y cuidado. Agradezco también a Yeidis Bobadilla por su gestión y a los padres jesuitas Mauricio Moreno, Carlos Ossa, Luis Ortíz, Carlos Franco Revelo, Álvaro Gutierrez, Tulio Aristizábal y al padre Jorge Camacho por interesarse en mi obra y llevarla a este espacio cargado de historia y de significado para la reivindicación de los Derechos Humanos.

I would like to convey my sincere gratitude to all who made this gathering possible, the assembly team led by Salim Osta Lefranc, Conservar Group Director, and the rest of the team: Manuel Acosta, Henry Osta, and Manuel Perez. The Santa Clara Hotel that sponsored the ironing of Shrouds at the hands of Yenis Garrido, Harol Torres, Jazmín Cuellar, Gilmar Ochoa and Faber Mata – all part of the laundry team that took on the artwork with so much care and kindness. I would also like to thank Yeidis Bobadilla for the arrangements, as well as the Jesuit clergymen, Mauricio Moreno, Carlos, Ossa, Luis Ortiz, Carlos Franco Revelo, Alvaro Gutierrez, Tulio Aristizabal, and Father Jorge Camacho for their interest in my work - they positioned it in this space dedicated to the vindication of Human Rights, charged with history and meaning.

La luz del sol siempre ha iluminado los Sudarios en los diferentes santuarios y templos en que se han expuesto, aportándole a la obra un resplandor que interpreto como parte del ritual que esta exposición logra ser, gracias a la suma de todos los elementos que espontáneamente aparecen. En este sentido agradezco al sol de las cinco de la tarde por darle a mi obra una nueva luz, y a la brisa por mover los rostros, por concederles una danza sagrada, por purificarlos, por ayudarlos a transitar el dolor.

In the various sanctuaries and temples in which it has been exhibited, Shrouds has always been illuminated by sunlight, enhancing the work with a glow that I construe as part of the ritual that this exhibit comes to be, and due to the sum of all elements that spontaneously arise. In this sense, I am grateful for the afternoon five o’clock sun that bestows my work with a new light. I thank the breeze for giving the faces movement, for granting them a sacred dance, for purifying them, and for aiding them transit through the pain.

Finalmente agradezco a Natalie López Valencia, mi asistente, por su apoyo, paciencia, y por su mirada atenta para captar cada momento.

Finally, I want to thank Natalie Lopez Valencia, my assistant, for her support, patience, and her attentive sight to capture every moment.

Fotografía: Natalie López Valencia

Conversatorio en la FILBO: "Arte, memoria y archivos. Reflexiones para el Museo de Memoria Histórica de Colombia".

Comparto con ustedes el registro fotográfico de lo que fue el conservatorio "Arte, memoria y archivos. Reflexiones para el Museo de Memoria Histórica de Colombia", un espacio propuesto por el Centro Nacional de Memoria Histórica en el marco de la Feria del Libro de Bogotá (FILBO) 2018, donde tuve la oportunidad de conversar con Víctor Vich, Sandra Arenas, Rubén Chababo y los asistentes, acerca de la memoria histórica como elemento articulador entre el arte y los archivos. 

1U4A9717_WEB_BNW.jpg
1U4A9724_WEB_BNW.jpg
1U4A9736_WEB_BNW.jpg
1U4A9758_WEB_BNW.jpg
1U4A9797_WEB_BNW.jpg
1U4A9788_WEB_BNW.jpg
1U4A9845_WEB_BNW.jpg
1U4A9870_WEB_BNW.jpg
1U4A9874_WEB_BNW.jpg
1U4A9764_WEB_BNW.jpg
1U4A9811_WEB_BNW.jpg
1U4A9885_WEB_BNW.jpg
1U4A9899_WEB_BNW.jpg
1U4A9900_WEB_BNW.jpg
1U4A9914_WEB_BNW.jpg
Fotografía: Natalie López Valencia

ASÍ FUE EL MONTAJE DE RELICARIOS ARGENTINA

Quiero compartir con ustedes lo que fue el proceso de montaje de Relicarios en El Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. No me extenderé mucho en palabras para que a través de los videos y las fotografías puedan apreciar un poco más directamente lo que fue esta experiencia, pero antes, quiero extender un profundo agradecimiento a todas las instituciones que hicieron de esta exposición, un gran reto, algo posible: Lannan Foundation; Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura; Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH); Cancillería, Embajada de Colombia en Argentina; Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; Secretaría de los Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Argentina.

Y por supuesto, quiero agradecer a todas las personas que hicieron parte de esta experiencia:

 

A Rubén Chababo

1U4A1556_SOCIAL_WEB.jpg

 Alex Kurland

Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti

1U4A1467_PRINT.jpg

Eduardo Feller

Sub-Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti

1U4A1669_WEB.jpg

Graciela Karababikian

Directora de Programa del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH)

Patricia Tappatá

Directora del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH)

Pablo Wiznia

Asesor del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH)

1U4A1412_PRINT.jpg
1U4A1671_WEB.jpg

Equipo de producción

Pablo Wisznia

Natalia Uccello

Paula Uccello

1U4A9857_WEB.jpg

Equipo de montaje:

Fernando Brizuela

Luciano Carbati

Donato Leon

Martín Sandoval

Lucas Alvarez 

Rodrigo Riquelme 

1U4A0716_WEB.jpg

Adaptación técnica de la obra

Gabriel Caputo 

 

Equipo de iluminación

Flor Bengolea

Santiago G. Toribio

Alexis N. Mansilla

Andrés A. Mansilla

Pablo G. Brites

1U4A1166_WEB.jpg

1U4A1432_web.jpg
1U4A1433_web.jpg

A mi asistente Natalie López Valencia, toda mi gratitud por su dedicado, paciente y delicado trabajo.

WhatsApp Image 2018-03-09 at 7.39.41 PM.jpeg

Y a Javier Corbalán por su mirada y sutil forma de contar lo que fue el proceso de montaje en estos hermosos videos.

 

Día 1

Día 2

Día 3

Día 4

 
_MG_5115.jpg

Este era el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti antes ser intervenido para la exposición de Relicarios. (Crédito fotografía: Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti).


Fotografía: Natalie López Valencia

Relicarios en Los Informantes

Quiero compartir y agradecer el trabajo hecho por Tatiana Bensa, Juan Manuel Parra, María Elvira Arango y en general a todo el equipo humano de Los Informantes, que a través de su programa permitieron que Relicarios entrara a la casa de un gran número de colombianos, donde algunos dolientes pudieron contar su historia detrás de las reliquias que atesoran y a través de las cuales honran la ausencia de sus seres amados. 
Gracias por hacer un trabajo a conciencia y minucioso acerca de esta obra, y por lograr con ello que muchas personas pudieran conocerla y sentirse conmovidas, hermanadas con el dolor de otros.

Ese domingo después de la transmisión del programa recibí un sin número de mensajes de personas que de alguna manera se sintieron identificadas con la obra y con los dolientes, mensajes de víctimas que buscaban que su ausencia y su dolor fuera reconocido y representado, y en general, mensajes que me permitieron conocer el lugar de transformación real que puede ocupar el arte en el entorno social y en la percepción de las personas, mensajes que confirman que Colombia es un país de dolientes, en donde todos hemos sido afectados por la violencia sin excepción, pero que también somos un país donde el duelo nos permite un lugar a la memoria, a la transformación y también a la esperanza. 

Les comparto el programa:

Visita a la Universidad Militar Nueva Granada

Quiero compartir con ustedes algunas fotografías de lo que fue mi conferencia en la Universidad Militar Nueva Granada. Gracias profundas a Marta Inés Fierro quien me brindó la posibilidad de compartir mi trabajo entre los estudiantes de medicina, gracias por percibir ese punto de comunión que hay entre la sanación y el arte, y gracias a todas las personas que compartieron conmigo sus experiencias y de esta forma me permiten aprender constantemente otras maneras de comprender el duelo, la muerte, la enfermedad, pero también la alegría, el amor y la vida. 

IMG_8403_WEB.jpg
IMG_8431_WEB.jpg
IMG_8440_WEB.jpg
IMG_8433_web.jpg
IMG_8439_web.jpg
IMG_8442_WEB.jpg
IMG_8455_WEB.jpg
IMG_8463_WEB.jpg
IMG_8465_WEB.jpg

Fotografía: Natalie López Valencia